Astronomía

Primera imagen real del agujero negro en el centro de la Vía Láctea

Event Horizon Telescope Collaboration, el grupo que consiguió la primera imagen de un agujero negro, acaba de lograr otro gran hito: una imagen de Sagitario A*, el agujero negro en el centro de la Vía Láctea. Es un gran avance en nuestra comprensión del origen de nuestra galaxia y la astrofísica de su centro.

El Event Horizon Telescope (EHT) es un consorcio de radiotelescopios de todo el mundo. Al combinar las observaciones de estos telescopios, el equipo puede ver agujeros negros, regiones del espacio-tiempo con una gravedad tan intensa que ni siquiera la luz puede escapar de ellos. La imagen publicada hoy muestra la sombra de Sagitario A* (pronunciado “Sagitario A estrella”), así como la región de alta energía que lo rodea.

La colaboración de cientos de científicos está investigando específicamente la estructura y los entornos de dos agujeros negros supermasivos llamados M87* y Sagitario A*. M87* está a 54 millones de años luz de la Tierra y fue fotografiado por el EHT en 2019, una hazaña histórica en astrofísica. Sagitario A* es el agujero negro de 4 millones de masas solares en el centro de nuestra propia Vía Láctea, a solo 27.000 años luz de distancia y el motivo de la investigación anunciada hoy.

El centro de la Vía Láctea se localizó por primera vez hace 104 años; poco más de una década después, se descubrieron las ondas de radio que emanaban del núcleo de la galaxia, pero los científicos tardaron medio siglo en identificar a Sagitario A*. La imagen de hoy confirma que Sagitario A* es de hecho un agujero negro supermasivo, como habíamos supuesto, a diferencia de alguna otra fuente de radio brillante.

“Nuestra conclusión es que la teoría de Einstein aún se mantiene firme… Ahora tenemos la evidencia más convincente hasta la fecha de que el objeto compacto supermasivo en el centro de nuestra galaxia es un agujero negro”, dijo Mariafelicia de Laurentis, astrofísica de la Universidad de Nápoles Federico II en Italia, durante una conferencia de prensa el jueves por la mañana. “Estos entornos nos ofrecen la oportunidad única de extraer datos para ver dónde y cómo falla la teoría de Einstein. Si lo hace, transformará nuestra comprensión de la gravedad y las propiedades del espacio y el tiempo”.

Otra conclusión fue la tasa de acreción: cuánto consume el agujero negro. La colaboración descubrió que Sgr A* básicamente se muere de hambre. “Si tuvieras la misma dieta que Sagitario A* escalada a tu masa, comerías un grano de arroz cada millón de años”, dijo Sara Issaoun, becaria Einstein Fellow de la NASA en el Centro de Astrofísica de Harvard y Smithsonian.

El EHT se basa en una técnica llamada interferometría de muy larga línea de base que utiliza las diferencias en el tiempo que tarda la luz de una fuente en llegar a cada telescopio de un grupo para realizar observaciones precisas de esas fuentes. Los agujeros negros como el del centro de la Vía Láctea son fuentes muy potentes de ondas de radio, lo que los convierte en objetivos fantásticos para radiotelescopios como los que componen el EHT.

El gas alrededor del agujero negro se arremolina a velocidades ridículas, lo que hace que el objeto sea complicado de fotografiar. Obtener esta imagen compuesta fue como obtener una “imagen clara de un niño corriendo por la noche”, dijo José L. Gómez, líder del grupo VLBI y astrofísico del Instituto de Astrofísica de Andalucía en España, en la conferencia de prensa. “Puedes imaginar lo locos que nos ha vuelto durante muchos años”.

Please follow and like us:

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error

Deseas suscribirte?